was successfully added to your cart.

A la oleada de nuevos materiales como el grafeno, fosforeno, siliceno, germaneno … debemos incorporar el borofeno, un nuevo material bidimensional, más fuerte y flexible que el grafeno, que por su afinidad con el boro, podrá ser utilizado en muchas aplicaciones.

Obtenido por evaporación y deposición de boro en un sustrato de plata, Ag(111, el borofeno tiene una estructura de átomos de boro hexagonal (similar a la de los átomos de carbono en el grafeno), pero con un átomo de boro adicional en el centro de cada hexágono.

Los expertos están emocionados por sus posibles aplicaciones, ya que es un buen conductor de electricidad, calor y también es superconductor. Pero sobre todo, porque estas propiedades son diferentes según la orientación del material y la disposición de las vacantes, lo que le otorga una gran flexibilidad en sus posibles usos.

Los átomos de hidrógeno también se adhieren fácilmente a la estructura de una sola capa del borofeno, y esta propiedad  combinada con el enorme área de superficie de las capas atómicas, hace del borofeno un material prometedor para el almacenamiento de hidrógeno. Los estudios teóricos sugieren que el borofeno podría almacenar más del 15% de su peso en hidrógeno, superando significativamente a otros materiales.

Cabe destacar, la capacidad del borofeno para catalizar la descomposición del hidrógeno molecular en iones de hidrógeno, y el agua en iones de hidrógeno y oxígeno. Eso podría marcar el comienzo de una nueva era de ciclos de energía basados en el agua.